Cláusulas suelo y personas jurídicas

DECLARADA NULA LA CLÁUSULA SUELO DE UNA HIPOTECA SUSCRITA POR UNA PERSONA JURÍDICA

 

La Audiencia Provincial de Huelva, en sentencia de 21 de marzo de 2014, ha decretado la nulidad de la «cláusula suelo» incorporada a diez escrituras públicas por las que una promotora onubense refinanció otras tantas operaciones de préstamo hipotecario en su día suscritos para financiar la construcción y posterior venta de unos inmuebles. Consiguientemente, ha condenado a la entidad financiera Banco Mare Nostrum a eliminar e inaplicar la cláusula en lo sucesivo, condenándola igualmente a la restitución retroactiva de todas las cantidades cobradas en exceso. La cuantía del reintegro, que no se precisa en la sentencia, puede estar en el entorno de los 200.000 €, toda vez que el total refinanciado era de 1.839.917,35 €.

Con esta decisión, la Audiencia de Huelva avanza en la línea de considerar extensibles a las personas jurídicas todas las protecciones derivadas de la Sentencia 241/2013 del Tribunal Supremo, de la Ley de Condiciones Generales de la Contratación, y de la Ley General para la Defensa de Consumidores y Usuarios, incluso cuando se trata de sociedades mercantiles y actúan como profesionales en su ámbito propio de actividad. «Una sociedad mercantil como la actora puede ser considerada consumidor si actúa para financiar su empresa aunque tenga su empresa otros fines u objeto social«.

Los distintos pronunciamientos jurisprudenciales que han venido recayendo en Juzgados y Audiencias Provinciales de toda España sobre esta precisa cuestión, generalmente consideraban extensibles a las personas jurídicas las protecciones propias de la Ley de Condiciones Generales de la Contratación, pero no las propias de la Ley de Consumidores y Usuarios. Lo cual venía obligando a las empresas y profesionales a impugnar sus «cláusulas suelo» recurriendo a motivos adicionales (vicio en el consentimiento o la causa, sobre todo), para aun así en la mayor parte de los casos ver desestimadas sus pretensiones, con el correspondiente perjuicio y la obligación de sufragar los gastos propios y las costas de la entidad financiera.

La sentencia de la Audiencia de Huelva es, sin embargo y hasta la fecha, minoritaria y aislada. Será preciso observar la evolución posterior de la jurisprudencia menor en este campo para poder aventurar conclusiones más sólidas.

 

1 Comment
  • Pepe Sanchez Paco

    11 junio, 2014at4:05 pm Responder

    Cuando va a tomar cartas en este asunto de las clausulas suelo el Banco de España, fijando unos criterios para todos estos prestamos y obligando a las entidades a someterse a esos criterios comunes.

Post a Comment

This website uses to give you the best experience. Agree by clicking the 'Accept' button.