CONCURSO VOLUNTARIO DE LA SOCIEDAD COOPERATIVA FRUTOS CAVAL. CALIFICACIÓN: CULPABLE

Pedro Antonio Pérez Álvarez, Coordinador del departamento de Derecho Concursal de Moreana | Abogados y Economistas, junto con la Administración Concursal, el Ministerio Fiscal y la Sociedad de Fomento Industrial de Extremadura, SAU, (SOFIEX), obtienen la declaración de culpable solicitada por todos ellos en el concurso voluntario de la Sociedad Cooperativa Frutos CAVAL

La Sociedad Cooperativa CAVAL había llegado a ser una de las primeras Cooperativas Hortofrutícolas de la Comunidad Autónoma de Extremadura por kilos y volúmen de producción y hoy, por la mala gestión de la que fuera su Junta Rectora hasta 2009, es historia. Pero ahora también es noticia destacada en los medios audiovisuales de la Comunidad extremeña, tanto en radio como en televisión y periódicos de difusión nacional (véase noticia en ABC): después de tres años en concurso voluntario de acreedores, ha recaído Sentencia en la Sección Sexta del Concurso (Calificación) por la que se declara que el concurso ha sido culpable, atendiendo con ello a las solicitudes e informes en este sentido formulados tanto por la Fiscalía como por la Administración concursal como por SOFIEX (personada al efecto), como por el Letrado de la actual Junta Rectora de la Sociedad Concursada, Pedro Antonio Pérez Álvarez, Coordinador del departamento de Derecho Concursal de Moreana | Abogados y Economistas.  En el acto de la vista también intervino como Letrado el Socio Director de este bufete, Carlos Fidalgo Gallardo, en defensa de tres de los vocales de la antigua Junta Rectora de la Cooperativa, con igual éxito en su actuación, habiendo conseguido para ellos la libre absolución en esta sentencia, al haber quedado demostrada su inocencia y acreditada su actitud de total colaboración para el esclarecimiento de los hechos.

Los antiguos socios de la Cooperativa concursada y los componentes de Moreana | Abogados y Economistas, como dirección letrada de la actual Junta Rectora, han recibido esta noticia con enorme satisfacción porque esta Sentencia no solo declara culpable el concurso sino que señala y condena como responsable directo de la debacle a Manuel García González, ex Gerente y Administrador de hecho de la Junta Rectora que hasta 2009 cometió las irregularidades que llevaron a CAVAL a la ruina, así como a cuatro de los Administradores de derecho de esa misma Junta, sus principales colaboradores. Manuel García González queda, por esta sentencia, señalado como responsable directo de haber provocado el concurso culpable; responsable personalmente de todas las deudas que no sea posible asumir en el seno del mismo durante el periodo de liquidación (que puede ascender a 20 millones de euros), de las que responderá con su patrimonio personal, y condenado a la sanción civil de inhabilitación para cargo similar por diez años, la condena civil más extensa de esta naturaleza que cabe imponer de acuerdo con la Ley Concursal. Limitada a 5 años, esa misma condena se ha impuesto igualmente a los administradores de derecho que la sentencia declara como afectados por la declaración de concurso culpable.

Con esta Sentencia no solo se vislumbran posibilidades ciertas de indemnización de los daños económicos derivados de la gestión del ex Gerente al frente de la Cooperativa: para los doscientos agricultores ex cooperativistas afectados y sus familias se trata además de la primera sentencia recaída en este caso, y con ella ven por fin respaldada su posición e incipientemente satisfechas sus pretensiones de resarcimiento moral y económico por los graves daños sufridos. Una primera victoria en una larga guerra cuyo final se ve algo más cercano.

Con independencia de los delitos que puedan, además, ser probados y sancionados en el procedimiento penal paralelo al concurso voluntario, iniciado por querella criminal de la actual Junta Rectora contra los miembros de la saliente en 2009, en el cual todavía no hay señalada fecha para el inicio del juicio oral, esta sentencia ya ha supuesto un primer paso en la atribución de la responsabilidad por la ruina a sus auténticos responsables, que aparte de quedar inhabilitados en distinta medida para ostentar cargos similares a los ejercidos irregularmente en CAVAL, han perdido además todos sus derechos como acreedores concursales o de la masa, quedando su principal responsable condenado, además, al pago de su bolsillo, de las deudas que no puedan quedar satisfechas en la fase de liquidación del concurso.

 

 

Sin comentarios

Deja un comentario

Utilizamos cookies de Google Analytics para analizar el comportamiento de los visitantes de la web y ver el contenido que más os interesa. Si sigues navegando por nuestra web entenderemos que aceptas el uso de estas cookies. Más información sobre las cookies que utilizamos en nuestra .